Los incendios que devastan buena parte de la Amazonia en Brasil y Bolivia tendrán graves consecuencias para el planeta: el incremento del calentamiento global, la pérdida de agua y la extinción de especies, así lo consideró la directora del Jardín Botánico de Bogotá, Laura Mantilla.