El jefe del Ejército de Brasil exigió vetar la candidatura de Lula

CONCEDIÓ UNA INUSUAL ENTREVISTA CUANDO SE DIRIME LA APELACIÓN DEL INHABILITADO EXPRESIDENTE
Eduardo Villas Bôas advirtió que su participación y triunfo daría lugar a un Gobierno cuestionado en su legitimidad. No es la primera presión del general sobre los jueces del Supremo.

Brasilia – Mientras la defensa de Luiz Inácio Lula da Silva se esforzaba para que el Supremo Tribunal Federal atienda su recurso final contra la inhabilitación del expresidente y a apenas tres días de que venza el plazo dado por la justicia electoral para que el Partido de los Trabajadores lo reemplace como cabeza de la fórmula presidencial para las elecciones del 7 del mes que viene, el jefe del Ejército brasileño, general Eduardo Villas Bôas, sorprendió al conceder una entrevista y advertir contra cualquier posibilidad de que aquella postulación se mantenga.

Villas Bôas dijo que el Ejército actúa de acuerdo con los principios de “legalidad, legitimidad y estabilidad” y señaló que la llamada ley de “ficha limpia” tiene que ser cumplida por todos los ciudadanos.

Se refirió así a la norma que el propio Lula da Silva promulgó en 2010, poco antes de dejar el poder, y que establece la inhabilitación electoral de los ciudadanos que hayan sido condenados en segunda instancia, como es el caso del ex mandatario.

En efecto, Lula cumple la condena de 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero que le impuso un tribunal de alzada de la ciudad de Porto Alegre, mientras se tramitan sus apelaciones a instancias superiores.

Durante una inusual entrevista con el diario O Estado de Sao Paulo, reproducida ayer, el jefe militar, que ya había sorprendido con otros pronunciamientos a lo largo de la crisis institucional que atraviesa Brasil, descartó un golpe de Estado si Lula logra revertir su inhabilitación y vence en los comicios de octubre, para los que encabeza todas las encuestas de intención de voto.

“No hay ninguna hipótesis de que el Ejército provoque una quiebra del orden constitucional”, afirmó Villas Bôas.

Sin embargo, no se privó de señalar que una victoria de Lula da Silva instalaría un “escenario” complicado, puesto que al estar condenado habría un Gobierno pasible de cuestionamientos.

“El peor escenario es tener a alguien (en el poder) enjuiciado, enfrentando a la Constitución y a la ley de ficha limpia, quitándole legitimidad y gobernabilidad al futuro Gobierno”, dijo el jefe castrense.

La defensa de Lula da Silva alega que la postulación del líder del PT recibió el respaldado del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Hasta ahora, sin embargo, la Justicia brasileña señaló que tal parecer es apenas consultivo y que no representa en modo alguno una imposición.

En la misma línea, Villas Bôas se manifestó en contra del parecer de ese organismo.

La posición del Comité constituye “un intento de invasión de la soberanía nacional. Dependen de nosotros que (esa invasión) se confirme o no”, observó el general.

Ya en abril, en vísperas de una decisión crucial del STF sobre la constitucionalidad del encarcelamiento de Lula antes de que exista sentencia firme, había realizado un pronunciamiento considerado por muchos observadores como mínimo una presión sobre los jueces.

“Aseguro a la nación que el Ejército brasileño comparte el anhelo de todos los ciudadanos de bien que repudian la impunidad y respetan a la Constitución, la paz social y la democracia”, escribió entonces en su cuenta en Twitter. “En la situación actual de Brasil, corresponde a las instituciones y a los ciudadanos preguntarse quién está pensando realmente en el bienestar de nuestro país y de sus futuras generaciones y quién solo se preocupa por sus intereses personales”, añadió en clara referencia al exmandatario.

La defensa de Lula da Silva pidió el fin de semana que la Sala Dos del Supremo se expida “con urgencia” sobre su pedido de suspensión de la inhabilitación del ex jefe de Estado.

En juez del STF Luiz Edson Fachin negó el último viernes un pedido de la defensa en ese sentido que ahora pasa a consideración de esa sala.

De no haber sorpresas, la justicia sostendrá la inhabilitación y el PR podría decidir mañana el reemplazo de Lula por su vice, Fernando Haddad.

 

Comenta esta noticia!