A 94 años, la Legislatura recordó la Masacre de Napalpí en un acto histórico

En el marco de la histórica visita del Poder Legislativo a Colonia Aborigen, este jueves se recordó otro año más de uno de los hechos más aberrantes de la historia de la provincia, la Masacre de Napalpí, episodio ocurrido el 19 de julio de 1924 y del cual fueron víctimas las etnias toba y mocoví.

 

El acto conmemorativo contó con la presencia de la presidenta Elida Cuesta y sus pares legisladores María Elena Vargas, Andrea Charole, Liliana Spoljaric y Héctor Vega, en memoria de las cientos de personas asesinadas por parte de la Policía chaqueña.

En la ceremonia asistió el intendente de Machagai, Juan Manuel García; el presidente de la organización indígena La Matanza, Gustavo Gómez; el subsecretario de Interculturalidad, Plurilingüismo, Ricardo Roszezuk; y el ministro de Desarrollo Urbano y Territorial, Guillermo Monzón, con la presencia de pobladores locales.

En la oportunidad, la comitiva hizo entrega de una carpeta protocolar que declaró el acontecimiento de interés legislativo, provincial y cultural, descubriendo además una placa conmemorativa.

En nombre del Poder Legislativo, la presidenta pidió a todos los hermanos de los pueblos originarios “perdón por la ausencia del Estado y por todo lo que aún falta por hacer”.

Reconoció que más allá de las grandes conquistas que se lograron con el ex gobernador Jorge Capitanich y que continúa Domingo Peppo, es mucho lo que el Estado chaqueño tiene por realizar para las miles de familias de cada rincón de la provincia. “Es importante que estemos hoy en este lugar sagrado, reivindicándolo, y que el dolor de las familias de los que quedaron, como los de Rosita y Melitona, sirva para la reflexión y la memoria, para que no nos quedemos en una fecha y trabajemos juntos el día a día”, remarcó.

Cuesta remarcó el compromiso de acompañarlos en el día a día desde la Legislatura, para acercar sus inquietudes y planteos para lograr una sociedad verdaderamente inclusiva y pluricultural. “Tenemos que lograr que nuestros hermanos tengan verdad y justicia. Poner en valor este lugar sagrado donde hubo una masacre, con familiares que dan testimonio de lo que realmente ocurrió”, expresó.

Continuando con el marco emotivo, la diputada Andrea Charole señaló que “recordamos un año más de la Masacre de Napalpí, una historia emotiva de toda la comunidad originaria. Es importante el rol del Poder Legislativo al estar presente y que sancione leyes que permitan visibilizar lo que ha pasado en nuestras comunidades. Se tiene que transmitir a las nuevas generaciones lo que fue esta masacre, un dolor que aún es permanente en nuestra comunidad, por lo que aún hoy estamos pidiendo justicia por todos aquellos que han matado en esa época oscura del Chaco”.

La diputada Vargas valoró el acompañamiento legislativo y agregó que “nos honra participar de este recordatorio, queremos tributar nuestro homenaje en memoria de las víctimas de esta masacre. Fue un hecho que estuvo mucho tiempo en silencio y creo que es la hora de hacer memoria, de crear conciencia y de reparar en alguna medida estos hechos con el Estado presente en estos actos de conmemoración. Todos tienen derecho a conocer esta historia, para que nunca más haya intolerancia, discriminación, abuso y avasallamiento de derechos a los pueblos originarios”.

Para Héctor Vega, oriundo de Machagai, es muy importante homenajear a las víctimas y acompañar a las familias en los pedidos de justicia. “Debemos reflexionar sobre este hecho trágico para los pueblos originarios, pero también para los criollos, quienes estamos en deuda con ellos desde aquellos tiempos. Mucho se ha avanzado en estos años, pero aún falta bastante para reconocerlos como se merecen y hacerlos sentir de que son una parte muy importante de nuestra sociedad”, aseveró.

Por su parte Liliana Spoljaric coincidió con sus pares en lo mucho que falta por hacer por todas las familias originarias. “Conmemoramos esta triste historia que no debemos olvidar todos los chaqueños, porque todos vivimos en este suelo bendito. Desde la Cámara de Diputados vamos a seguir trabajando y reivindicando a nuestros pueblos originarios. Todos los días tenemos que poner granitos de arena para la reivindicación de la memoria, verdad y justicia, para construir un Chaco de igualdad de oportunidades para todos”, concluyó.

RECORDANDO UN TRÁGICO HECHO

El 19 de julio de 1924 se dio uno de los episodios más sangrientos que recuerde la historia de la provincia y de las culturas indígenas. Cientos de aborígenes de las etnias qom y mocoví fueron exterminados por efectivos policiales y estancieros, algunos a balazos y el resto por medio de armas blancas, como machetes y hachas, mientras agonizaban en el suelo luego del primer ataque, incluidos mujeres,  niños y ancianos, quienes se encontraban realizando una ceremonia religiosa en el lugar.

Las tolderías fueron reducidas a cenizas con incendios intencionales. El hecho se dio a raíz de que los originarios se habían plegado a una huelga ya que se negaban a cosechar para los hacendados y terratenientes, quienes además estaban ávidos de hacerse de las amplias tierras que ocupaban los aborígenes.

 

 

Fuente: Diario TAG

Comenta esta noticia!