Intentó matar a su vecino con un hierro macizo en barrio 713 Viviendas, y quedó en libertad

Ocurrió en Sáenz Peña, El joven fue interceptado en la puerta de su domicilio por José Sanchez y atacado con un corta fierros en rostro y cuerpo; pero para la fiscal Lupi solo se trató de “un tema menor”, por eso apenas fue notificada de la denuncia, ordenó que el agresor quede en libertad.

El jueves 5 de julio, a las 17:45 horas, en medio de una llovizna tenue, tras despedir a su esposa en la puerta de su domicilio S.M., de 31 años domiciliado en barrio 713 Viviendas, a metros de la Comisaría, fue interceptado por su vecino y atacado salvajemente con un hierro, con claras intenciones de terminar con su vida.

Violento y valiéndose del factor sorpresa, porque sabía que su vecino quedaba sólo con una niña pequeña, José Sanchez, maestro mayor de obras, el “arquitecto” le dicen, de aproximadamente 36 años, golpeó con un hierro cobardemente a su vecino cuando éste intentaba ingresar en su casa.

Este agresor, José, trabajaba en las viviendas que realizaron Madres de Plaza de Mayo en Sáenz Peña, y es familiar de los propietarios de la Distribuidora de Gaseosas “Joaquín Sanchez”, el mayor de cuatro hermanos, quien convive con su madre Rosa en la vivienda del barrio 713 Viviendas (barrio conocido también como Juan Domingo Perón).

José Sanchez, domiciliado en manzana 109 parcela 7 del barrio 713 Viviendas, solo fue imputado por el delito de lesiones, en libertad. Así lo decidió la doctora Liliana Lupi a cargo de la Fiscalia 1 de Investigaciones con asiento en la localidad de Sáenz Peña.

Tras atacar a su vecino, que se salvó de una muerte segura porque salió corriendo en dirección a la Comisaría Tercera, que queda sólo a media cuadra de donde ocurrió la agresión, Sanchez iracundo lo salió a perseguir, lanzando golpes con el hierro de 40 centímetros al aire.

Casi como una burla, al ser consultada la fiscal Liliana Lupi por la decisión de la carátula, expresó que “era un problema de vecinos” y “como las lesiones fueron leves lo dejaba en libertad”, que “debían dialogar los vecinos y llegar a un acuerdo”. La pregunta es: ¿Cómo se dialoga con un vecino que te quiere matar con un hierro?

¿Hace falta una muerte o una lesión grave (fractura) o gravísima (daño permanente) para que realmente actúe la justicia? O es que siempre está para favorecer al victimario. Lo atacó con un hierro, lo golpeó una y otra vez, lo persiguió y quería continuar golpeándolo. “Sino retrocedías la cabeza, te quebraba todo el maxilar superior, y por consiguiente los dientes. La sacaste barata” le dijo el médico de guardia del Hospital 4 de Junio, cuando la policía lo llevó a constatar las lesiones.

EL AGRESOR FUE BLANCO DE QUEJAS POR RUIDOS MOLESTOS

Hace medio año que la familia de S.M. constituida por una pareja y su pequeña hija, sufre los ruidos de una construcción que parece nunca terminar. Intentaron dialogar con José Sanchez, quien lleva adelante esta construcción, pidiéndole que por favor respete los horarios de descanso, sin obtener éxito.

Comienzan a martillar en la casa de Sánchez a las 7:30 u 8 de la mañana y dejan de trabajar a las 9:30 horas; a la siesta lo mismo, empiezan los martillazos a las 14: 30 o 15 horas y culminan a las 17 horas. Esta situación de lunes a viernes. Desde hace medio año.

¿Quién protege a los ciudadanos de los ruidos molestos en las horas de descanso? Quién los protege de un vecino que agarra un hierro y decide terminar con la vida de quien no le cae en gracia? Ojalá la justicia estuviera realmente para mediar en estos casos y proteger a las víctimas y no minimizar una agresión.

fuente:ereschaco

Comenta esta noticia!