Asesinó de un fuerte golpe en la cabeza a su mamá para robarle

La muerte de una sexagenaria como consecuencia de un tremendo golpe en la cabeza despertó al comienzo sumo misterio porque se llevaron sólo un objeto chico de valor de la casa ubicada en Iriondo al 2700, en el barrio San Francisquito, en la ciudad de Rosario (Santa Fe).

La sorpresa llegó unas horas después cuando fue detenido su hijo, a quién le secuestraron el celular y tendría una lesión en su mano.

En un primer momento los investigadores sospecharon que el o los autores materiales del homicidio de María Esther Díaz, de 61 años, habían ingresado por el patio de la terraza y llamó la atención que la puerta estaba abierta sin llaves.

De acuerdo a lo que iban recogiendo los pesquisas, accedieron al lugar sin forzar ninguna abertura y buscaron “algo chico pero de valor”, como si hubiesen tenido esa información. El desorden en el interior del lugar indicaba eso.

El fiscal de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte, después de analizar la escena del crimen y escuchar los primeros testimonios, ordenó secuestrar los celulares del hijo de la mujer y de la novia de éste.

En base al nuevo material reunido y antecedentes de violencia entre la mujer y su hijo, el fiscal ordenó más tarde la detención de Damián M., de 37 años.

En la primera reconstrucción del hecho, el hombre había relatado que rompió a patadas la puerta de ingreso de la casa y encontró a su madre sin vida.

No estaba claro por qué el ahora sospechoso, que dormía casa de por medio en lo de su abuela, no tenía llaves de la vivienda de su madre. En las próximas horas se realizará la audiencia imputativa por homicidio.

También trabajó en el lugar el gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) y la Policía Científica para levantar rastros y tomar testimonios a familiares y vecinos.

El cadáver fue llevado al Instituto Médico Legal (IML) para su autopsia, cuyo resultado será clave para determinar la causa de la muerte de la mujer y en qué momento horario se produjo, datos esenciales que también podrían comprometer al hijo de la víctima.

Según lo que indicaron los voceros policiales, un familiar de Díaz ingresó a la casa a las 12.40 y la encontró sin vida en la cocina. El cuerpo de la sexagenaria presentaba un golpe en la cabeza.

Tras recabar datos considerados clave, encontraron pistas en el celular del hijo y hasta se observó una herida en una de sus manos. Las pericias indicarán si fueron defensivas (es decir, si se protegió ante la resistencia de la mujer) o si por el contrario se le produjeron al provocarle el golpe mortal.

MALA RELACIÓN

Los testimonios de los vecinos serán claves. De acuerdo a lo manifestado por alguno de ellos al fiscal Malaponte, la relación entre madre e hijo era muy mala en los últimos tiempos. La causa de esta desaveniencia no está muy clara, pero sí se sabe que las peleas eran continuas. “Se escuchaban gritos e insultos, pero obviamente nunca hubiéramos imaginado un final semejante, porque sino lo hubiéramos denunciado a la policía”, dijo una mujer que vive en la misma cuadra.

Estos aportes fueron considerados clave por la justicia porque permitieron dilucidar qué pasó en la vivienda. Además llamó la atención que el objetivo robado -no trascendió cual fue- era chico pero de bastante valor.”Parece que fue a buscar eso. Y a lo mejor al descubrir la mujer que su propio hijo le estaba robando, éste no dudo y la mató de un fortísimo golpe en la cabeza”, manifestó uno de los investigadores.

 

 

Fuente: Diario TAG

Comenta esta noticia!