El Servicio de Emergencia del Pediátrico implementará el sistema de Triage

 

El Ministerio de Salud Pública informa que el Hospital Pediátrico “Dr. Avelino Castelán” de Resistencia, implementará, desde junio, un sistema de Triage estructurado hospitalario. Se trata de un proceso que ordena a los pacientes en función de su urgencia o gravedad, antes de la valoración diagnóstica y terapéutica completa.

El sistema funcionará en el Servicio de Guardia y Emergencia del efector. La estructuración y aplicación del Triage de urgencias mejorará la calidad asistencial del paciente y del Servicio.

Ante el aumento de las consultas en Emergencias es prioritario no demorar en la asistencia de un niño con un cuadro potencialmente urgente. Con este sistema, los pacientes más graves serán atendidos primero mientras que el resto son reevaluados constantemente para ser atendidos en el caso de que su enfermedad sufriese un cambio.

De esta manera se podrá observar y optimizar la dinámica del Servicio de Urgencias –flujo de pacientes, porcentaje de urgencias reales, de ingresos según nivel de prioridad- y determinar las necesidades de recursos tanto físicos como humanos. Representa uno de los avances más significativos de la Medicina y Enfermería de Urgencias de los últimos años.

El proceso se realiza en forma rápida y dinámica, para optimizar la atención sanitaria de todos los que concurran al servicio. La finalidad no es disminuir los tiempos de espera sino asegurar una atención adecuada en función de la gravedad, mejorando así la seguridad clínica del paciente.

La estructura de los diferentes modelos de Triage actuales, tienen la filosofía de asignar un nivel de urgencia al paciente de forma justa y adecuada, empleando el menor tiempo posible en su categorización. Comienza con la Recepción del niño y la Categorización del paciente (RAC), en forma rápida, dinámica, dirigida y cordial.

Los objetivos son detectar las situaciones urgentes que ponen en peligro la vida o la función de algún órgano; asegurar la priorización en función del grado de urgencia; organizar y gestionar la afluencia de usuarios; mejorar la calidad y la eficacia del servicio de urgencia.

También crear un lenguaje común entre todos los profesionales; lograr información del funcionamiento del servicio (huella digital del Servicio de Guardia y Emergencia); gestionar y optimizar los recursos físicos y humanos, el riesgo clínico del usuario y convertirlo en una herramienta de investigación e indicadores de calidad.

FUNCIONAMIENTO DEL TRIAGE

En el momento no hace diagnósticos; el profesional efectúa una valoración de la situación fisiopatológica; se basa en síntomas, signos y factores de riesgo. El proceso es breve, dinámico, dirigido y estandarizado.

Este sistema de Triage clasificará a los pacientes en cinco niveles. Nivel 1- color rojo- destinado a pacientes que requieren maniobras de resucitación, con riesgo vital inmediato. Nivel 2 -color naranja- situaciones de emergencia con riesgo inminente para la vida o funciones, cuya intervención depende radicalmente del tiempo. Nivel 3-color amarillo- situaciones urgentes con riesgo potencial. Habitualmente requieren múltiples intervenciones/exploraciones en pacientes con estabilidad fisiológica.

Nivel 4-color verde- situaciones menos urgentes pero potencialmente serias y complejas. Habitualmente requieren una intervención diagnóstica-terapéutica. Nivel 5-color azul- situaciones no urgentes. Habitualmente no requieren exploraciones diagnósticas e incluso terapéuticas.

 

Fuente: Diario TAG

Comenta esta noticia!