Se escondió en su casa, la esperó, le pegó 3 tiros por la espalda y se suicidó

La víctima era una mujer de 43 años que se estaba bañando cuando fue atacada por su ex pareja, quien luego de atacarla se suicidó con un balazo en la cabeza.

La policía llegó a la casa de la calle Ayacucho al 1200, en San Pedro, alertada por los vecinos que habían escuchado disparos. El cuerpo de Natalia Duarte estaba tirado en el baño. Tenía tres tiros en la espalda. Su expareja, Walter Brizuela, estaba a pocos metros, con un disparo en la cabeza. La víctima esperaba que ordenaran la restricción perimetral.

La pareja se había separado hace tres semanas y la mujer, una enfermera de 43 años, había denunciado a Brizuela en reiteradas oportunidades por violencia de género. La última, había sido días atrás en la Comisaría de la Mujer. Se sentía amenazada, y tenía razón.

El femicida fue anoche a su casa a matarla. La esperó escondido y cuando ella se fue a bañar, aprovechó la oportunidad y le disparó a traición. No tuvo ninguna oportunidad de defenderse. “Yo lo ví cuando pasó en bicicleta, iba para su casa”, dijo al diario La Opinión una vecina y agregó que se escucharon ruidos “como de chapas”. Pero eran tiros.

Duarte fue asesinada de 3 balazos con un arma calibre 22, mientras que su exnovio se quitó la vida después con un arma calibre 38.

fuente:diario21tv

Comenta esta noticia!